Andreas Gursky

Gursky1

Dance Valley, 1995

Este fotógrafo alemán es uno de los artistas vivos mas interesantes del momento. Alumno de la prestigiosa escuela de Düseldorf, tuvo una formación marcada por la experimentación artística que le inculcaban sus profesores. Sin embargo, Gursky sumó a esto su experiencia adquirida en la empresa familiar en fotografía comercial. Algo que creó la mezcla increíble que define su obra.

Gursky trabaja con imágenes de gran formato que, posteriormente, retoca digitalmente para crear esos mundos inventados. Consiguiendo crear obras singulares, que están a medio camino entre la fotografía y la pintura. El propio artista afirma: «Todos mis cuadros se apoyan en una experiencia visual directa, a partir de la cual desarrollo una idea que someto a un examen de calidad de imagen en mi taller y finalmente a una elaboración de gran exactitud en la computadora».

Gursky2

Bahrain I, 2005

Mediante la suma de las partes y el todo, produce una composición integral que no parece ni objetividad documental ni perspectiva subjetiva, sino una especie de síntesis de estructuras visuales. Todo ello logrado mediante la simetría a partir de la repetición.

A través de la acumulación de objetos similares alcanza grandes cotas de abstracción con las que nos quiere hablar de temas como el ser y el aparentar; y de la verdad y la escenificación. Para llegar al tema principal: el contraste del entorno con la pequeñez del ser humano.

gurksy0

Rhine II, 1999

Con todo esto, no es de extrañar que sea suya la foto con mayor valor comercial del momento. Se trata de Rhine II, fotografía por la que se pagó hace unas semanas 4´3 millones de dólares (unos 3´2 millones de euros). La imagen, que se ha vendido en la casa de apuestas Christie´s, es la segunda de Gursky que consigue dicho honor. Ya que en 1999 una de sus obras, 99 Cent II, se vendió por 3´9 millones de dólares.

3 diciembre, 2013
18 diciembre, 2013